Después de que Agareso tuviera, a través de Rocío Cadahía y Antonio Grunfeld, su sesión en este XI Seminario de Comunicación Social y Cooperación Internacional, llegó el momento de la Asamblea de Cooperación por la Paz, organizadora también del seminario. Alejandro Quiñoá, en primer término, y Raquel López, cuando dio comienzo la segunda parte de la sesión, fueron las voces de ACPP en el aula de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la USC donde se celebran las ponencias.

La primera hora de la sesión estuvo dedicada a hacer un repaso por la historia de la cooperación, de manera que los comunicadores y comunicadoras se familiarizasen con ella y también para que los y las interesadas en desarrollo refrescasen su memoria. Al mismo tiempo, la exposición de Alejandro Quiñoá, delegado de ACPP Galicia, intentó señalar las décadas de olvido a escala mundial que padecieron los países empobrecidos, aislados de todos los puestos de responsabilidad en la mayoría de las grandes organizaciones internacionales, desde el Fondo Monetario Internacional hasta el Banco Mundial.

Dentro de su ponencia, Quiñoá subrayó la importancia de los años noventa del siglo XX para la cooperación a nivel mundial. “Fueron años marcados por los movimientos sociales, siendo el predominante en España el llamado ‘Movimiento 0’7%’, que solicitaba un aumento de la partida pública gubernamental dedicada a la cooperación hasta el 0’7% del PIB”. En la época se sintió la fuerza del Movimiento en todo el Estado, “desde Madrid a Monforte de Lemos o Verín, la gente se movilizó”.

Alejandro Quiñoá quiso mencionar también, y así abrir un debate que quedaría latente hasta el final de la ponencia, su visión sobre el papel que tienen hoy las organizaciones como ACPP. “Pienso que lo de ‘no gubernamental’ es un error”, señaló el cooperante, para luego aportar su visión: “las ONGD cubren acciones que deberían hacer los gobiernos, mientras que las Organizaciones Sin Ánimo de Lucro realizan las que deberían hacer más bien las empresas, pero ellas siempre buscan los beneficios, como es de esperar”.

Tocó el ponente también una parte más práctica de su materia, al mostrar la realidad del sistema y exponer lo que aporta cada país a la cooperación desde sus presupuestos públicos. Queda claro que son pocos los que lograron ese 0’7% que solicitaba en los noventa un sector importante de la población, y España no es uno de ellos. Así, Quiñoá puso sobre la mesa el problema de financiación con el que normalmente las ONGD deben luchar. Esto generó polémica, pues fue abierto un debate sobre la credibilidad de las organizaciones en la actualidad en lo relativo a la recaudación de fondos directamente desde los bolsillos de la ciudadanía.

La segunda parte del relatorio, después del descanso, dio comienzo con el visionado del documental En deuda con todas, que es fruto de la colaboración entre  ACPP y  Agareso en El Salvador. “Las oenegés, trabajando sobre el terreno, son importantes a la hora de sacar a la luz realidades silenciadas”, subrayó Alejandro Quiñoá, haciendo hincapié en que, con este documental, “intentamos ser capaces de llegar a toda la sociedad, no solo a públicos especializados que lo pueden ver en ambientes concretos, como los festivales”.

Después de esta valoración del delegado gallego de ACPP, toma la palabra Raquel López, integrante también de esta organización, que fue la encargada de presentar el documental En deuda con todas. “Este documental busca dar voz a las mujeres que luchan por sus derechos en El Salvador, además de señalar las problemáticas a las que deben hacer frente en su día a día”. Una parte muy importante del mismo está dedicada a la lucha por el derecho al aborto, altamente penado en el país  centroamericano.

Quedó tiempo para que Raquel López, después de ver la película y comentarla, hiciera con el alumnado una pequeña dinámica de grupo, consistente en que estos respondieran con ‘verdadero o falso’ a determinadas afirmaciones que López les iba exponiendo. De este modo, la técnico de ACPP hizo pensar al grupo y les aportó información sobre temas que desconocían, como el estado legal del aborto en Sudáfrica o el porcentaje de embarazos consentidos a nivel mundial. Una sesión tan completa como bien aprovechada por el alumnado.